Una de las causas más frecuentes que motivan el ingreso en una residencia de mayores en San Fernando, Cádiz, es el hecho de que el anciano o la anciana hayan sufrido un accidente doméstico. Las caídas, los despistes, o el error al tomar alguna medicación, son las causas más comunes de los accidentes que suelen sufrir las personas de edad avanzada.

En nuestra residencia de mayores en San Fernando tomamos todas las medidas posibles para evitar que esos accidentes puedan producirse en nuestras instalaciones. Así, por ejemplo, establecemos un control muy riguroso para proporcionarles a los residentes la medicación que necesitan en las dosis marcadas por su médico, manteniendo fuera de su alcance los frascos con las medicinas para evitar ingestas accidentales.

La pérdida de reflejos y de movilidad, la falta de visión, la disminución de la fuerza muscular no son cosas que se puedan solucionar, por lo que decidimos adaptar nuestras instalaciones para que puedan moverse sin problemas por todas partes. Asideros que hacen más fácil y cómodo el uso del baño, altura de las camas reguladas a sus necesidades, suelos antideslizantes, iluminación suficiente, eliminación de barrearas arquitectónicas…

Pero, aún con todas las medidas preventivas, los accidentes por inesperados, pueden resultar a veces inevitables, y por eso nuestro personal cuenta con una formación específica en primeros auxilios y conoce el historial de todos los residentes para poder ofrecer la mayor cantidad de información a los servicios sanitarios si éstos se producen.

En la Residencia Virgen del Carmen queremos ser mucho más que una residencia de ancianos, nuestra meta es convertirnos en un hogar perfectamente adaptado para personas mayores.